Ajuntament de Tales

Entorno Socioeconómico

Aspectos Generales

En los porcentajes de distribución de la población por sectores económicos, destaca el porcentaje de la población activa que se dedica a los servicios, el 34,5 % y sobretodo el que se dedica a los industria, con un 45,1%. El dato referente a la industria es común a los municipios que se encuentran cercanos a Onda, Ribesalbes o Vila-real de la comarca de la Plana Baixa, en donde el sector industrial es muy importante. Este hecho posibilita que gran parte de la población se desplace hasta esta zona para trabajar en la industria cerámica. Por otro lado el dato referente a servicios va en consonancia con el aumento progresivo que en este sector se está dando tanto en el interior valenciano como español en general. Este aumento se está dando principalmente por la crisis del sector primario, que está provocando que la población se decante por labores relacionadas con este sector. De todas maneras es de esperar que este porcentaje aumente en esta y en otras poblaciones de la comarca dado el potencial turístico que atesoran.

La agricultura ha pasado a tener un papel claramente secundario, como así lo demuestra su porcentaje, el 4,9%, y además las actuales tendencias nos hacen suponer que este dato se verá aún más rebajado. El término posee una vegetación compuesta fundamentalmente por vegetación improductiva y cultivos, destacando entre estos los cítricos y el secano. La ganadería reviste muy poca importancia. Por último, destacar el porcentaje referente a la construcción, un 15,5%. Este dato refleja la actual tendencia constructora o rehabilitadora de segundas residencias que se está produciendo en la Serra d'Espadà y en casi todo el interior castellonense.

El municipio de Tales se encuentra enclavado en la comarca de la Plana Baixa, conformando uno de los municipios que engloba la Mancomunidad Espadán-Mijares (estando, precisamente en Tales la ubicación de su sede), a la vez que su situación geográfica lo sitúa en las primeras estribaciones del Parque Natural de la Sierra Espadán, perteneciendo su término municipal parcialmente a Él y, constituyendo por lo tanto un punto estratégico de entrada al mencionado parque. Por otro lado, administrativamente, Tales es partido judicial de Nules, distando tan solo 25 Km de de la capital provincial: Castellón y 75 km de Valencia. La superficie del término de Tales es de 14,7 km.

Análisis del Contexto del Municipio de Tales: entre el Parque Natural de la Sierra de Espadán y el Área Metropolitana Azulejera de la Plana (Onda)

La Sierra Espadán, última estribación del Sistema Ibérico, ocupa la parte meridional de la provincia de Castellón, limitando también con Teruel y Valencia. Al ser una unidad geológica, no corresponde con la división comarcal existente, formado parte de las comarcas del Alto Palancia, el Alto Mijares y la Plana Baixa, sin incluir de forma total ninguna de estas. Constituye un espacio natural muy montañoso y escarpado que, orientado de NNO a SSE, se extiende entre las cuencas hidrográficas del río Palancia y el Mijares, y desde las montañas de Almenara y la Vilavella hasta Pina de Montalgrao. Ocupa una extensión aproximada de 700 Km2, con una longitud de 30 a 40 Km y una anchura de unos 20 Km. Espadán se caracteriza por una rica biodiversidad y unos rasgos específicos que la diferencian del resto del territorio valenciano. Entre ellos, el clima, típicamente mediterráneo, con sequías estivales, inviernos fríos y la marcada influencia marítima, generan unas condiciones de humedad favorecidas por las frecuentes nieblas y los abundantes rocíos. Estas condiciones originan una vegetación y ecosistemas muy especiales, caracterizados por la formación de tupidos bosques de alcornoques, “sureres” (sin duda, la especie más emblemática de la sierra), alternándose con carrascas y pinos rodenos, además de formaciones arbustivas de jaras y brezos, plantas endémicas, y la grandísima variedad de helechos y líquenes. También las comunidades faunísticas, representadas por especies de carácter forestal y rupícola, destacan por su riqueza y constituyen el componente más llamativo y valioso de estos ecosistemas. Desde el punto de vista geológico y orográfico, la sierra representa el afloramiento más extenso del Triásico inferior y medio (200 millones de años) en la Comunidad Valenciana; dando lugar a paisajes excepcionales por la policromía de sus formaciones de ródeno (areniscas rojizas) y el acusado relieve de abruptas crestas que contrastan con las lomas calizas más suaves y redondeadas típicamente mediterráneas. Dada la riqueza ecológica, biológica, geológica, histórica y paisajística de la Sierra de Espadán, fue declarada en 1998 Parque Natural, lo que supuso el establecimiento de un régimen especial de protección de los valores naturales del mismo. Dos características que lo singularizan residen en el hecho de constituir el primero de la Comunidad Valenciana por su extensión -una superficie de 31.000 Ha.- y en ser el único en el que se integran las poblaciones de 19 municipios en total. La declaración de Parque Natural también supone una apuesta de la administración por el futuro de la zona y un compromiso institucional de inversiones económicas capaces de conservar esta riqueza medioambiental y de dinamizar la deteriorada estructura económica y social de esta zona de interior.

La clara vinculación humana a estas tierras desde tiempos inmemoriales queda reflejada en las numerosas muestras de la Edad de Bronce, la etapa Ibérica y la época Árabe, ésta última la de máximo esplendor para la sierra, de la que se conservan importantes restos arquitectónicos (castillos, torreones, sistemas de riego, trazados urbanos,...), etnológicos, toponimia, etc.... Históricamente, la adustez de estas tierras y su escarpada orografía ha dejado escaso terreno a los regadíos, predominando los cultivos de secano conquistados a base de esforzados abancalamientos o aterrazamientos donde predomina en extremo el minifundismo. Los cultivos de regadío ocupan sobre todo los valles y terrenos donde las tierras son más planas, predominando el cultivo de hortalizas y diversos frutales entre los que destaca el cerezo. Los cultivos de secano, olivo y almendro y un cada vez más regresivo algarrobo, continúan ocupando las zonas más abruptas. Se trata de una agricultura tradicionalmente orientada al consumo familiar y a la autosuficiencia, derivándose una mínima proporción hacia los mercados locales. Como vestigios históricos de la autosuficiencia de estos pueblos ha quedado atrás el cultivo de la viña, el maíz, el trigo y la cebada, o una modesta pero significativa industria familiar relacionada con el esparto, la fabricación de gallatos y “mangos” para herramientas y la elaboración de vino o carbón vegetal. También destacó en su tiempo una pequeña y singular industria minera, destacando la extracción de cinabrio en Chóvar y en menor escala de baritina en poblaciones como Aín. También hay que mencionar las “neveras o pozos de nieve”, que algunas fueron utilizadas hasta principios del siglo XX como un importante recurso económico para los pueblos de la sierra. El aprovechamiento ganadero hoy en día es poco importante, destacando una escasa y casi extinguida trashumancia de ganado ovino de Teruel y una pequeña y, a veces. conflictiva ganadería caprina en las zonas arbustivas del interior. La explotación del corcho continua siendo una industria viva en la sierra, tanto en relación con la extracción como con la fabricación de tapones (actualmente existen cinco fábricas que se dedican a esta actividad). En las últimas décadas está cobrando cierta importancia la industria relacionada con el envase y comercialización del agua (con un total de 4 plantas embotelladoras), destacando también el resurgimiento de la apicultura artesanal. Aunque Tales, y en general la Sierra Espadán, se caracteriza por una importante masa forestal (pinar y alcornocal, principalmente), los problemas asociados a su aprovechamiento y rentabilidad económica directa son múltiples, entre otros: las grandes superficies cubiertas de matorral degradado, una red viaria insuficiente para la saca y transporte, la falta de estructuras económicas y transformaciones industriales que hagan rentable las distintas producciones, el minifundismo, los incendios forestales y los fuertes procesos de degradación, etc... En Tales, diferencialmente de la mayor parte de los pueblos del Parque Natural, y debido fundamentalmente a su proximidad y con Onda y el área metropolitana de la plana, no se refleja la vertiente negativa de la dualidad litoral-interior que caracteriza la geografía valenciana: una demografía cada vez más escasa y envejecida, un estancamiento económico caracterizado por una agricultura tradicional en vías de extinción, y una fuerte dependencia de los flujos estacionales de población (verano, fiestas y fines de semana con respecto al resto del año) . El turismo rural, aunque todavía por vertebrar y desarrollar de forma adecuada y sostenible, aparece como una más (entre otras) de las potencialidades socieconómicas de este municipio en un futuro a medio-largo plazo. La sierra cuenta con una riqueza natural, paisajística y cultural muy importante, pese a ello, el desarrollo de este sector tropieza con graves inconvenientes como son el deficiente estado de algunas de las carreteras y la escasez de equipamientos, instalaciones de ocio y recreo, así como de hospedaje y restauración. El ligamen y dependencia funcional y socioeconómica a la población de Onda data desde sus inicios como alquería musulmana, ya que éste, durante todo el medievo y hasta el año 1842, estuvo bajo el domino y jurisdicción de la villa de Onda, momento en que fue segregada de esta. Aunque constituye una población próspera, ya no depende, como antaño, de su agricultura, industrias y actividades artesanales tradicionales ligadas a la tierra. Hoy en día la economía de Tales depende sobre todo del sector cerámico de la vecina y siempre industrial población de Onda.

Ubicación dentro del Parque Natural del la Sierra de Espadán

Tales dentro del Parque

Ubicación dentro de la Mancomunidad Espadán-Mijares

Mapa Mancomunidad

Características Demográficas y Socioeconómicas

La población total cesada a fecha 18/06/07 según P.M.H. asciende a 854, de los cuales 421 (49.30%) son mujeres y 433 (50.70%)son hombres. El análisis general de la evolución de la población desde principios del siglo pasado hasta la actualidad, pone de manifiesto que en tales no se da la tendencia demográfica regresiva tan acusada que se da a partir del conocido éxodo rural de los 50/60, como en el resto de municipios del Parque Natural de Espadán y del Mijares de la Mancomunidad Espadán Mijares. En líneas generales, a excepción de una punta de población existente en 1960, la tendencia es a una disminución ligeramente paulatina de la población hasta el año 2004, en el que a partir del cual se observa una involución en sentido contrario, aumentando la población desde 731 hasta 862 habitantes.

Según información obtenida de los mayores del pueblo, desde principios del siglo XX, hasta finales de la época de los 60, la agricultura era el principal medio de vida. Básicamente era una agricultura de subsistencia, en la que parte de lo que se producía era para autoconsumo dejando el resto (en función de la cantidad de tierras que cada familia poseía) para la venta en mercados locales o a los más próximos. El aprovechamiento forestal derivado del alcornocar y del pino maderable, también era una importante fuente de ingresos. Desde la posguerra, hasta mediados de los años 60, la práctica de “hacer malea” para los hornos de la industria cerámica de Onda fue un importante recurso económico, sobretodo para las familias más pobres. No obstante, el poder de atracción de mano de obra de Onda, no deja de ser una tendencia predominante durante todo el tiempo. En suma, se puede concluir que no se aprecia, como en el resto de los municipios de Espadán-Mijares, que la época de los 60 supusiera un punto de inflexión irreversible en la evolución socioeconómica del municipio.

La tendencia al aumento paulatino de la población desde estos 4 últimos años puede explicarse por el incremento de la actividad constructiva en el municipio. En este sentido, muchas de las nuevas familias no se plantean irse a vivir a onda, ya que la vivienda aquí resulta más barata, y se puede disfrutar de la ventajas que ofrece la tranquilidad y el paisaje de una población más pequeña y rural como es Tales. Este crecimiento que se observa durante los últimos años puede ser muy importante en caso de que se consolide y mantenga, ya que no hay que olvidar en líneas generales, el tamaño municipal, medido en términos demográficos, tiene consecuencias tanto en la oferta de bienes y servicios como en la capacidad de los núcleos para organizar territorialmente el área circundante En lo que respecta a la Estructura de la Población por edades y sexo, se obtienen datos bastante aproximados al conjunto de la población en la provincia de Castellón (IVE 2005), si bien en el caso concreto de Tales la pirámide es un poco mas achatada entre el los rangos de mayor edad, apuntando a un ligero envejecimiento de la población comparativamente hablando. Otros índices demográficos interesantes (I.V.E. a fecha de 01/01/06): - Tasa de Dependencia: 56,4% - Tasa de Longevidad : 52,9 % - Tasa de Maternidad: 20,6 % -Tasa de Renovación de la Población Activa (Pob de 20 a 29)/ (pob de 55 a 64): 129,8 %.

Imágenes: 
mapa mancomunidad.JPG
estructura población.JPG
Tales Parque.jpg
parque natural.jpg
tendencia poblacion.JPG
Lu Ma Mi Ju Vi Do
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 

Formulario de búsqueda

Pueblo

Site developed with Drupal